«Cuando se agacha a veces muestra pedazos de su piel entre el cuello y el inicio de su espalda y salen esos pequeños puntos, esos lunares, algunos son grandes y otros más pequeños y desperdigados. Le besaría cada uno y le dibujaría las constelaciones.»